Toda esa luz, toda esa claridad fue, es y será todo tu ser reflejado en tus ojos. Toda esa inmensidad siempre nos ha abierto las puertas de nuestro espacio, como una postal que rememora dónde hemos estado. Todo ese espacio es tu existencia, toda espiritualidad y todo ego que nos recuerda cuán equivocados estamos para redimirnos en nuestra presencia.

Todo ese silencio que despierta en ti tu paz es tu paz expresada en silencio, en el lenguaje del Universo que está dentro de ti para expresar lo maravilloso de tu permanencia en ese estado.

Toda respuesta que ha devengado una pregunta, toda pregunta que ha devengado una búsqueda y toda búsqueda que ha devengado un descubrimiento se hallan en este momento, porque es este momento en el que te expresas en tu versión completa.

Cuán equivocados estamos cuando nos creemos reyes del Reino de los Cielos cuando el Cielo se encuentra dentro de nosotros sin necesidad de una monarquía.

Vivamos este momento, vivamos en el Ahora, vivamos cada segundo que nos aboga.

Cada sombra nos muestra un camino, el cual se dirigirá siempre hacia ese amanecer que nos expresa que, en realidad, nunca ha existido oscuridad ta que lo que ha podido ser oscuro siempre se mostrará ante los rayos de la Luz. Abrázala, porque esa Luz eres Tú ante el reflejo de tus ojos. La oscuridad nació para brillar. Ámala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *